¿Qué es y qué no es la Celiaquía?

Una misma proteína y tres trastornos diferentes.

Hasta no hace mucho, la celiaquía se definía como una intolerancia al gluten permanente, pero en la  actualidad y según define el Protocolo de Diagnóstico Precoz de Enfermedad Celiaca publicado por el Ministerio de Sanidad de España en mayo de 2018, se trata de un trastorno sistémico de base inmunológica, causado por la ingesta de gluten y otras proteínas afines, que afecta a individuos predispuestos genéticamente.

A día de hoy sabemos que el mecanismo que origina la enfermedad celiaca, no tiene nada que ver con una intolerancia, por lo que es importante saber distinguir entre los términos celiaquía, sensibilidad al gluten y alergia. Sin embargo no podemos olvidar que el término científico correcto es el de alergia alimentaria no mediada por IgE.

Diferencias entre Enfermedad Celiaca (EC), Sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC) y Alergia al gluten.

La sensibilidad al gluten no celiaca tiene un origen desconocido hasta el momento, y aunque comparte síntomas (en ocasiones) con la celiaquía, no cumple con los requisitos diagnósticos. Es por ello que su diagnóstico se hace por exclusión, ya que no cuenta con pruebas diagnósticas específicas. Una persona sensible al gluten se diagnostica cuando se descarta la celiaquía y la alergia al trigo.

El tratamiento para la SGNC es, al igual que ocurre con la celiaquía, una dieta exenta de gluten, desapareciendo la sintomatología tras un periodo realizándola.

Los síntomas de la sensibilidad al gluten no celiaca, son variados y difusos, como ocurre en la celiaquía, y son también tanto digestivos como extradigestivos, pasando desde dolor abdominal, dolor de cabeza, fatiga, dolor articular o muscular, hormigueo de las extremidades, estados de ánimo bajos, etc.

Como hemos visto, son muchas las similitudes existentes entre la celiaquía y la SGNC, sin embargo, existe una diferencia importante en cuanto a la necesidad de predisposición genética que sí requiere la enfermedad celiaca y no la sensibilidad al gluten, ya que se estima que sólo la mitad de personas con SGNC presentan genética compatible con EC.

Alergia al gluten. La persona alérgica al gluten reaccionará sin la necesidad de que el gluten haya llegado a su intestino, mientras que las personas con EC o SGNC necesitan ingerirla para que se produzcan efectos negativos.  

En la alergia al gluten,  el sistema inmune produce anticuerpos en cuanto entra en contacto con el gluten, produciéndose reacciones de manera inmediata en forma de edemas, de urticaria e incluso, dificultad para respirar, algo de lo más peligroso. Es por ello que las personas alérgicas al gluten deben tomar aún más precauciones, ya que ni pueden comer gluten, ni pueden entrar en contacto con él. La persona con alergia al gluten sufrirá una reacción inmediata, ya sea al ingerir un alimento con gluten, así como al utilizar un champú con gluten o cualquier cosmético, pudiendo incluso llegar  a causar un shock anafiláctico y requerir una intervención médica de urgencia.

  • Manual de la Enfermedad Celiaca (FACE, 2018).

Subscribe
A customizable subscription slide-in box to promote your newsletter
[mc4wp_form id="128"]