Tenemos personas celíacas invitadas. Cocinar sin gluten.

Magdalena Leflet. Diplomada  en Nutrición Humana y Dietética.


Si estás leyendo esto probablemente seas una persona muy amable y empática que quieres aprender a cocinar sin gluten de forma segura para alguna persona celiaca cercana y eso está muy bien. Hay que tener en cuenta que las personas celiacas no comen gluten por moda o por capricho sino por necesidad y que habitualmente se encuentran muy limitadas a la hora de comer fuera de casa, bien en bares o en casa de familiares o amistades debido al riesgo que eso supone. 

Para evitar la contaminación cruzada te daré unos consejos que espero te sean de mucha utilidad. Así a priori parece que hay que tener muchas cosas en cuenta pero solo son un par de detalles. 

En primer lugar, prioriza cocinar materia prima. Ten en cuenta que a excepción de los cereales con gluten, el resto de alimentos no lo contienen y que si optamos por esto lo tendremos mucho más fácil. 

Si vamos a incluir algún ingrediente que tenga un mínimo procesado, la FACE dispone de un listado de alimentos que te pueden ser de mucha utilidad y acceder a ver cuáles son genéricos, bien por su naturaleza o modo de procesar, y que no contienen gluten. Escogeremos aquellos alimentos genéricos y nos fijaremos en el etiquetado que no contengan trazas de 

gluten, y en cuanto a los alimentos procesados, solo elegiremos los que traigan el sello o mención “sin gluten”. 

Evitaremos los productos a granel, ya que son susceptibles de estar contaminados, y si usamos especias, además de elegir unas que estén envasadas, nos cercioraremos que son seguras. En el artículo de las especias tienes toda la información para que puedas hacer una elección segura. 

Una vez hemos escogido ingredientes seguros tendremos que tener en cuenta una serie de pautas: 

  • Lavarnos las manos con agua y jabón. Por muy limpias que las tengamos, si hemos tocado algo que tiene gluten las tenemos contaminadas, ya que esto sucede por contacto, por tanto, con agua caliente y jabón antes de comenzar será suficiente. 
  • Limpiaremos las superficies donde vamos a cocinar y usaremos utensilios limpios. En el mundo sin gluten, limpio significa sin gluten, por tanto, los lavaremos antes con agua caliente y jabón. Evitaremos usar aquellos utensilios que sean de madera, ya que debido a su porosidad pueden quedar restos de comida y entrañan más riesgo. 
  • En cuanto a la maquinaria, las tostadoras deben ser de uso exclusivo, por lo que evitaremos su uso, y los coladores, siempre que nos cercioremos de que los limpiamos concienzudamente y no quedan restos de comida podremos usarlos. Los hornos deberemos limpiarlos previamente y si son de convección, al entrañar más riesgo por la circulación de aire, taparemos el alimento. 
  • Evitaremos cocinar preparaciones con gluten conjuntamente. Si vamos a cocinar algo que contenga gluten, en primer lugar elaboraremos aquellas preparaciones sin gluten y posteriormente aquellas con gluten. 
  • Usaremos aceite limpio para freír, ya que si hemos frito algo anteriormente que pueda tener gluten contaminará nuestras elaboraciones. 
  • Tendremos especial precaución con el salero, especias o elementos comunes que hayan podido contaminarse y utilizaremos envases nuevos. 

Finalmente, será importante proteger la comida sin gluten que hemos elaborado, para evitar que se contamine con otras elaboraciones como con salpicaduras, por ejemplo. Las aislaremos o taparemos correctamente. 

Espero que te haya quedado más claro y que si sigues estas recomendaciones puedas elaborar platos sin gluten de forma segura. 

Photo by Maarten van den Heuvel on Unsplash